14 de junio de 2012

Artículo: El iPad y el autismo


Desde que se presentó el iPad en Abril, expertos en autismo y padres lo han llevado a incontables casas y aulas de todo el mundo. Desarrolladores han comenzado a publicar aplicaciones específicamente diseñadas para usuarios con necesidades especiales, y los estudios iniciales ya están midiendo la efectividad del iPod Touch y del iPad como herramientas de aprendizaje para niños con autismo. A través de los dispositivos, algunos de estos chicos han podido comunicar sus pensamientos a los adultos por primera vez en su vida. Otros han aprendido habilidades vitales que hasta ese momento no habían sido capaces.

Aunque hay otros ordenadores diseñados para niños con autismo, un creciente número de expertos dicen que el iPad es mejor. Es más barato, más rápido, más versátil, más amigable, más portátil, y definitivamente más atractivo para los jóvenes.
Los científicos saben poco sobre el autismo, pero en general están de acuerdo que el desorden de desarrollo cerebral se manifiesta de tres formas: déficits de comunicación, incompetencia social y comportamientos obsesivos. El año pasado, los Centros para el Control de Enfermedades descubrieron que uno de casi cada 100 niños nacidos en Estados Unidos pertenecía a la amplia categoría del autismo.


Los niños autistas tienden a procesar el lenguaje más despacio que los otros niños, lo que les puede causar confusión y ansiedad. Esa puede ser la razón por la que aquellos con autismo tienden a preferir interactuar con objetos inanimados pero atractivos como el iPad. Lo que sucede en la pantalla del iPad es predecible. Los humanos -especialmente aquellos que emiten sonidos raros y ponen caras- no lo son.
En Pennsylvania, la desarrolladora Seema Patel está trabajando en el Centro de Autismo de Pittsburgh en una aplicación para iPad que intentará que los niños con autismo identifiquen las emociones de un robot llamado Popchilla. En Toronto, una niña profundamente autista y no verbal está usando iConverse (iConverse - Assisted Communication) en el iPod Touch para decirle a su madre dónde quiere ir de compras.

La empresa holandesa AssistiveWare ha desarrollado Proloquo2Go (Proloquo2Go para iPhone y Proloquo2Go para iPad), una de las aplicaciones educativas más populares para el iPad. Permite a los usuarios seleccionar y alinear fotografías que representan palabras, que el iPad (o iPod Touch) verbalizará por ellos.
Otro estudio realizado en los Estados Unidos y publicado el año pasado en el Journal of Positive Behavior Interventions descubrió que enseñar a los estudiantes autistas los comportamientos adecuados a través del iPod, algo también conocido como modelado a través de vídeo, mejoraba su capacidad de moverse entre aulas evitando vagar sin rumbo o sin golpear a otros. El estudio demostró que el iPod era óptimo porque los clips de vídeo podían repetirse fácilmente, distribuirse ampliamente y ser vistos en cualquier momento y lugar.

Hasta ahora, sólo un estudio contempla el nuevo iPad. "Touch Technologies in the Classroom" (Tecnologías táctiles en el aula) está en marcha en la Beverly Junior Public School de Toronto. Rhonda McEwen, profesora ayudante en la iSchool de la Universidad de Toronto que está realizando el estudio, ha introducido iPods e iPads en seis aulas para estudiantes autistas de la escuela en Febrero.
Víctor Cabrera es un asistente de instrucción en una clase de niños autistas en el Morgan Autism Center, una escuela privada en San Jose. Ya hay un iPad en su clase, y en el otoño el centro incorporará varios más. "Estamos viendo el mismo resultado que en otros casos: los niños disfrutan con las tareas educativas."
Como los niños autistas a menudo se agitan cuando sienten que pierden el control, o cuando no saben qué pasará a continuación, requieren horarios visuales, o representaciones visuales de los eventos de cada día.
Antes del iPad, esas programaciones se creaban manualmente. Para los profesores, eso significaba tener que cortar y plastificar imágenes, después pegarles una tira de velcro. Para los estudiantes, significa usar las mismas imágenes todos los días. En el iPad, los horarios visuales (incluyendo arrastrar interactivo, animaciones y sonidos atractivos) puede organizarse rápidamente usando la aplicación First-Then (First Then Visual Schedule).

Esto no quiere decir que el iPad es perfecto para niños con autismo. Por ejemplo, la duración d la batería no es infinita. Hay a veces problemas inexplicables de software que pueden hacer que el sistema se cuelgue. Lo más problemático es su resistencia: un mal golpe y allá va la pantalla. Algunos dentro del espectro del autismo carecen de habilidades manuales, o sencillamente son incapaces de aprender cómo se usa un ordenador.

Cada año se gastan millones de dólares en investigación genética y factores del medioambiente que podrían asociarse con el autismo. Recientemente se han conseguido identificar algunas anomalías en el ADN.
Esa investigación es importante, dice el eminente experto en autismo Matthew Goodwin, el director de investigación clínica del Massachusetts Institute of Technology Media Lab, pero no mejora la calidad de vida de los que tienen autismo ahora.
En el Media Lab, Goodwin está a punto de lanzar un proyecto a gran escala examinando qué puede hacer el iPad y otras nuevas tecnologías por la gente con autismo. "En mi cabeza, el iPad no es la solución definitiva para todo, pero actualmente es un sistema muy atractivo, por su tamaño, su excelente pantalla y su potencia de procesado" dice.

La utilidad del iPad como dispositivo de comunicación aún tiene que probarse a través de pruebas científicas, reconoce Goodwin, pero también está interesado en ver cómo puede revolucionar la forma en que se realizan los estudios de comportamiento. "Recoger datos de comportamiento en dispositivos móviles como el iPad podría ayudarnos a salir del laboratorio y observar la vida donde ésta ocurre, en el mundo real," dice. También permitiría que mucha gente con autismo, incluyendo aquellos que tienen dificultades para participar en estudios de laboratorio, aportaran datos.

Los niños con autismo normalmente tienen un abanico muy restringido de intereses, así que necesitan motivación adicional para aprender. Tanto la investigación como las anécdotas sugieren que los dispositivos capturan la atención de los niños.
Otro dato que combiene recordar: el progreso de estos niños se mide en pasos cortos. Y el iPad puede ayudarles a caminar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada